miércoles, 26 de septiembre de 2007

Intelectuales israelíes piden a Ehud Olmert que negocie un alto el fuego con Hamas.

David Grossman, Abraham B. Yehoshúa y el último premio Príncipe de Asturias de las Letras, Amos Oz, son algunos de los escritores e intelectuales que pidieron en un manifiesto al primer ministro, Ehud Olmert, que negocie un alto el fuego con Hamás.

La petición, titulada "Tratar con Abu Mazen, negociar un alto el fuego con Hamás", llegó cuatro días después de que el Gobierno decretara a Gaza "territorio enemigo" y aprobara cortar su suministro de electricidad y combustible a la franja, controlada por Hamás desde junio.
En el documento se tacha de "intolerables" los "continuos ataques" con cohetes lanzados desde Gaza contra Israel por terroristas palestinos, pero se matiza que el Estado "ha negociado en el pasado con sus peores enemigos".
Por ello, los firmantes solicitan a Olmert que inicie un diálogo con Hamás con el objetivo de "alcanzar un alto el fuego total sin condiciones previas".
"El fin de los ataques mutuos dará a los residentes del oeste del Néguev la sensación de seguridad, evitará mayores sufrimientos a los residentes de las comunidades israelíes vecinas a Gaza e incrementará las posibilidades de éxito del proceso político", señala el manifiesto.

Los firmantes subrayan que, de hecho, Israel "ya está negociando, y legítimamente, con Hamás para traer a casa a Guilad Shalit", el soldado cautivo de tres facciones palestinas desde junio de 2006.
En el documento se llama además a Olmert a "no dejar pasar la actual oportunidad" de "alcanzar acuerdos sustanciosos con la jefatura de la Organización para la Liberación de Palestina", que ocupa Abás.
A juicio de los firmantes, la conferencia internacional para la región convocada para noviembre por Estados Unidos ha "creado" una ocasión de "promover el proceso de paz" entre israelíes y palestinos.
Desde el ámbito de la creación artística apoyan el documento el poeta Meir Shalev, los narradores Eli Amir y Yehudit Katzir y los dramaturgos Yehoshúa Sobol y Dorit Rabinián, mientras que del lado académico figura, entre otros, la feminista y profesora emérita de Literatura inglesa en la Universidad Hebrea Alice Shalvi.

Amos Oz, fundador del movimiento Paz Ahora, recibió el pasado junio el premio Príncipe de Asturias de las Letras en reconocimiento a la "defensa de la paz entre los pueblos" que ha hecho en su obra y su "denuncia de todas las expresiones del fanatismo".

Su compatriota David Grossman, quien perdió un hijo en la Segunda Guerra del Líbano, fue galardonado también este año en España con el Premio Cristóbal Gabarrón de las Letras por su "lenguaje innovador" y su papel de "convencido defensor de la paz".

Fuente: Argentinos amigos de Paz Ahora (Shalom Ajshav).

3 comentarios:

El libertario dijo...

¿Cuando los intelectuales palestinos se mostrarán criticos con sus dirigentes y les exigirán que apuesten en serio por la paz?

bajurtov dijo...

Son una manga de traidores...que se vayan a vivir a Gaza

El libertario dijo...

Estimado buen muchacho:

disiento en lo de considerarlos traidores. En el fondo creo que la medida del gobierno es una jugada populista de Olmert pa tirar pa´lante.

Leí, hace unos días, en Po ve Sham que el objetivo que tenía la medida era hacer reaccionar a los gazanos con el fin de que presionasen al Hamas para detener el lanzamiento de Kassams. Pero creo que la medida puede ser contraproducente en ese sentido porque, a la larga, los gazanos pueden cerrar más las filas en torno al Hamas.