lunes, 17 de septiembre de 2007

contra el islamismo político pero también contra la islamofobia

Estimados lectores:

He podido leer en el periódico El País que un caricaturista sueco ha sido amenazado de muerte por la organización terrorista Al-Qaeda en Irak. En efecto, uno de sus representantes en Irak, un tal Omar Al- Bagdadí, ha ofrecido 100.000 Dólares por su cabeza, más una recompensa adicional de 50.000 Dólares más si el dibujante es degollado como un cordero.
Esta generosa oferta sólo estará vigente si se cumple durante el mes del Ramadán.

Dos cosas a comentar de este incidente que reabre la polémica de las caricaturas de Mahoma:

En primer lugar mostrar mi repulsa y mi total condena al hecho de poner precio a la cabeza de un dibujante. Las caricaturas del profeta musulmán son doblemente ofensivas, por presentarlo de manera despectiva, como un terrorista o como un perro, y en segundo lugar porque en la tradición islámica no se deben representar ni a la divinidad ni a los profetas. Pero pedir la ejecución de un ser humano por un dibujo es algo intolerable y debo condenarlo sin paliativos.

En segundo lugar también he de criticar a esos caricaturistas. Creo que deberían ser respetuosos con las creencias ajenas, y además, si los caricaturistas son cristianos, ¿por qué no se mofan de Jesús?. Ah, resulta que ese personaje es "sagrado" y Mahoma puede ser objeto de burla y escarnio... muy curioso ese doble rasero, si señor.

También quiero lanzar mi critica a la gente que se rasgan las vestiduras por la libertad de expresión siempre y cuando no atente contra ellos. Si esa caricatura fuese del carpintero galileo, del rey de España o del de Suecia pedirían sanciones al caricaturista, pero como es de Mahoma - ese moro - defendamos la libertad de expresión. Amigos, eso se llama hipocresia. Tan malo es el fundamentalismo cristiano como el islamismo político.

4 comentarios:

El libertario dijo...

Estimados amigos:

Posiblemente este comentario me haga impopular, pero debo criticar el fundamentalismo cristiano y su intransigencia al igual que lo hago con el islamismo.

El fundamentalismo cristiano, da igual que sea católico, ortodoxo o protestante, es igual de nefasto y de nocivo que el islamismo político, pues se opone al libre albedrío de las personas, a la libertad y al laicismo. Además es altamente xenófobo e intransigente. Yo mismo puedo dar buena cuenta de esto.

Amigos, si criticamos al islamismo político, no le hagamos el juego al fundamentalismo cristiano. Tan malos son el uno como el otro. Saludos!

Anónimo dijo...

Yo estoy totalmente de acuerdo. El fundamentalismo tanto cristiano, como islamico (o incluso judio) no son capaces de respetar la libertad ajena.

El problema es que si bien el judaismo y el cristianismo bebieron en parte de la ilustracion, el islam no pudo hacerlo debido en gran parte a la presion colonial.

De todas formas hay cada vez mas musulmanes que opinan que un islam secular es posible.

El libertario dijo...

Estimado anónimo:

Estoy de acuerdo con tu comentario.
Pero temo que esos musulmanes aperturistas sean engullidos por los grupos más radicales y extremistas.
La corrupción de la mayoría de gobiernos árabes y los errores de la administración estadounidense y sus aliados en Oriente Medio y Ásia central han dado alas a los más extremistas.

parapiti pora dijo...

PARAGUAY:
EL FUNDAMENTALISMO LUGUISTA
(Luis Agüero Wagner)

Si me dan a escoger entre Dios y el aire acondicionado, me quedo con el aire (Woody Allen)

En 1993 Joseph Ratzinger publicó su libro “El fundamentalismo islámico” donde abordaba desde la óptica conservadora el problema de la instrumentalización de las energías religiosas en función política, tema de vigencia por estas playas desde que el cantinflesco obispo jubilado Fernando Lugo se tomó en serio la propaganda de la tendenciosa prensa local, que lo presentaba fantasiosamente como el nuevo fenómeno político del ambiente.
Esclarece Ratzinger que el aferrarse fanáticamente a las tradiciones religiosas se vincula en muchos sentidos al fanatismo político y militar, en el cual la religión se considera de forma directa como un camino de poder terrenal. También puntualiza el error de trasponer el concepto “fundamentalismo” al mundo árabe siendo que en realidad es una definición surgida para calificar a cristianos. El fundamentalismo es, según Ratzinger, en su sentido originario, una corriente surgida en el protestantismo norteamericano del siglo XIX, la cual se pronunció contra el evolucionismo y la crítica bíblica y que, junto con la defensa de la absoluta infalibilidad de la Escritura, intentó proporcionar un sólido fundamento cristiano contra ambos. Cabe preguntarse cuál es el concepto para definir a los católicos que alentados por una bula papal de Alejandro VI invadieron Latinoamérica y arrasaron con esplendorosas civilizaciones como la inca o maya, y cometieron un genocidio contra los súbditos de estos y otros imperios, además del saqueo e imposición de una nueva religión por la fuerza de la espada, y todo ello en nombre de algo tan abstracto como su Dios. Mas que el fanatismo equiparable que Ratzinger ve entre la teología de la liberación, el terrorismo islámico y terrorismo marxista occidental, lo que sí se discierne con claridad es con qué facilidad algunos farsantes se aprovechan de las supersticiones “divinas” para apetencias bien terrenales, en nuestro caso –cuándo no- el divinizado zoquete.
Aunque Ratzinger se extiende en su obra sobre los fundamentalismos ajenos, no se caracteriza por ver la viga en el propio ojo precisamente. Como con bastante elocuencia lo ha dicho la red de Mujeres Católicas de América Latina en uno de sus comunicados: cuando hablamos de fundamentalismo nos referimos justamente a la posición expresada por Ratzinger. Todo su escrito es un acto de intolerancia, fanatismo, intento de volver al pasado, resistencia ante todo cambio, intento de imposición de la propia perspectiva como la única aceptable, rechazo al pluralismo, desconocimiento de la evolución en todos los ámbitos, rechazo a toda novedad, pánico ante la diversidad.
Como puede notarse, esta controversia entre católicos no guarda mucha distancia de los términos en que giró la discusión sobre el dichoso pacto del 5 de febrero que con tan mala fortuna firmaron nuestros héroes de la oposición.
Se sabe que el Fundamentalista es en el fondo un intransigente, por ello actúa como factor creador de conflictos y como enemigo del progreso, especialmente si se trata de avanzar en negociaciones, hecho que explica la actuación de la caterva de monaguillos en la “mesa de presidentes” de la extinta concertación, que con sus despropósitos hoy han ubicado a su candidato en una cómoda posición para luchar por el tercer puesto en las elecciones del año que viene. No estaría demás advertir sobre el peligro que implica el accionar de estos fanáticos, más aún si consideramos que el aprovechamiento de la religión en función de la política como conducto de “liberación de los oprimidos” es hoy en día la principal coartada para volar estaciones de trenes, estrellar aviones de pasajeros contra rascacielos de Nueva York, enviar sobres conteniendo ántrax o volatilizar autobuses londinenses. Para colmo, nuestros integristas criollos no han ocultado sus intenciones contenidas dentro del esquema maoísta que “la guerra revolucionaria se libra fuera del legalismo”, y han llamando a la yihad a sus seguidores en caso de cumplirse la cláusula constitucional que impide a un religioso postularse para presidente, amenaza que amerita cuando menos que nuestras autoridades encarguen una investigación al respecto a la analista Milda Rivarola.
Debo añadir que resulta lamentable y desalentador ver por estas playas a una caterva de politiqueros corruptos defendiendo y queriendo aprovecharse del opio de los pueblos, y de creencias morales de tiempos anteriores a la ilustración, con un apasionamiento digno de monaguillos que fueron abusados por el cura de la parroquia y quedaron prendados de él, agitando irresponsables sus arcaicas banderas a través de una presión política conjugada con el fundamentalismo religioso. Más aún resulta vergonzoso el espectáculo que dan cuando vemos que en la vecina República Argentina el ex capellán Von Wernich, involucrado en violaciones a los derechos humanos durante la pasada dictadura militar, acaba de ser declarado genocida y condenado a reclusión perpetua sin miramientos a su investidura religiosa, como realmente corresponde en una república. LUIS AGÜERO WAGNER.

Publicado por parapiti pora

EN TODAS PARTES SE CUECEN HABAS: CUESTIONARIO BASICO PARA LUGUISTAS.

Una prensa maccartista que los paraguayos heredamos de Stroessner pretendió hacernos creer que el obispo “de los pobres” Fernando Lugo era un candidato de la izquierda.
Para ellos vayan las siguientes interrogantes:

¿Es izquierdista Ricardo Canese (dirigente luguista) cuando defiende la política de biocombustibles de George W. Bush?
¿Alguno de los dirigentes luguistas protestó alguna vez por las injerencias de James Cason?
¿Recibe dólares de USAID la ONG “Gestión local” de Guillermina Kanonikoff y Raúl Monte Domecq?
¿Estuvo Camilo Soares en noviembre del año 2000 en un congreso financiado por la NED?
¿Fue o no publicitado Lugo por el diario ABC color, propiedad de Aldo Zucolillo, favorecido del agente de la CIA Leonard Sussman cuando era perentorio fabricar bien remunerados disidentes a la dictadura?
¿Firmó Julio Benegas, empleado de Zucolillo, un contrato con Bryan Finnegan ( de la AFL-CIO) el 21 de Setiembre de 2005?
¿Recibió la casa de la Juventud –cuna del PMAS- 127.000 dólares de IAF en el año 2004?
¿Puede ser de izquierda gente financiada por la NED, institución creada como alternativa a la CIA por el imperio?