lunes, 9 de julio de 2007

Antisemitismo en la prensa de los países árabes moderados y "amigos" de Israel.

Estimados lectores:
Como todos sabéis, en los medios de comunicación europeos, en muchas ocasiones, al analizar la compleja y caliente situación de Oriente Medio, con frecuencia suele hablarse de países árabes moderados y radicales. En efecto, países como Egipto, Jordania o Arabia Saudí, que son aliados de EEUU, son catalogados como moderados en la prensa europea, mientras que Irán o Siria son un ejemplo de los países radicales.
Pero... la cuestión es en realidad mucho más compleja. Que Egipto o Jordania sean aliados de EEUU y hayan firmado acuerdos de paz con Israel no significa que sean totalmente moderados, más bien habría que decir que no son tan radicales como Siria, Irán o las diversas facciones islamistas que campan a sus anchas por Oriente Medio, como por ejemplo el Hamas o el Hezbollah.
Habrá gente que me tachará de radical cuando lea esto, pero un ejemplo de lo que expongo son las caricaturas antisemitas publicadas en la prensa de los países llamados moderados. Como podréis observar no hay mucha diferencia entre estas caricaturas y las que se publican en medios antisemitas europeos o en los de grupos islamistas y yihadistas. Veamos algunos ejemplos:

En esta caricatura, publicada en la prensa egipcia el pasado mes de Marzo, se puede observar como se compara al Sionismo con el nazismo. Lógicamente, esto va unido a la banalización de la Shoá y a su comparación con el inexistente "genocidio" palestino.



En esta caricatura, que apareció publicada el pasado mes de Marzo en la prensa Jordana, se observa como un hombre vestido como un judío observante tiene en su boca una bola terráquea, dando a entender que los judíos dominan el mundo. La influencia de los abyectos protocolos es notable.


En esta tercera caricatura vemos un claro ejemplo de deshumanización del pueblo judío, que sale representado en forma de serpiente. No olvidemos que este tipo de deshumanización, presentando a los judíos como animales, ha sido siempre una de las armas más utilizadas por la propaganda antisemita. Por poner un ejemplo era muy usual en las publicaciones de los nazis. Además, también es fácilmente observable la influencia de uno de los grandes tópicos antisemitas, el del dominio del mundo o del capital por parte de los judíos. En efecto, la caricatura intenta vender la moto de que los judíos dominan la política estadounidense en beneficio de Israel. Esta deplorable caricatura fue publicada en la prensa egipcia el pasado mes de Marzo.

Estimados lectores, como dice un refrán castizo: aunque la mona se vista de seda mona se queda, y eso es precisamente lo que le ocurre a esos países llamados moderados. Aunque intenten dar una imagen de moderación en el fondo son igual de antiestadounidenses y anti-israelíes que hace algunas décadas, pero sus gobiernos, tremendamente impopulares - como quedó claro en Egipto con las manifestaciones del grupo opositor "Kifaya" (Basta) - necesitan vender la moto de que son moderados con el fin de ganarse el apoyo estadounidense para poder aferrarse al poder.
Si queréis ver más ejemplos de viñetas antisemitas en la prensa del mundo árabe - islámico publicadas en los últimos meses, pulsad aquí.

12 comentarios:

Alks "Gemeh Djeseret" Per-aa dijo...

Por lo menos existe algo de libertad de opinión.

Por supuesto, a esto debemos incluir a la propia Israel, que saca sus propios medios como Hasbara, donde indica que los árabes son innegociables como una masa de monstruosos antisemitas que siempre serán enemigos de Israel.

Esto, en el sentido puro estructural de la palabra, también es antisemitismo.

El libertario dijo...

Estimado amigo:

Lo que quería expresar es que el epíteto moderado es incorrecto. Es decir son moderados si los comparamos con Al-Qaeda, con Hamas o con Hezbollah. Pero está claro que esos países "moderados" juegan a un doble juego: por un lado, dicen combatir el terrorismo, pero por el otro le venden armas, lo financían por tanto lo estimulan. Por ejemplo Pakistán o Arabia Saudí son un ejemplo de lo que expreso. En menor medida también lo es Egipto, que durante un montón de meses ha permitido un activo tráfico de armas en la frontera egipcio - palestina.

Por otro lado, en los medios de comunicación árabe no existe mucha libertad de expresión. Ten en cuenta que en Egipto cierran periódicos si las opiniones son muy contrarias con el régimen. Supongo que mientras critiques a EEUU e Israel tendrás carta blanca, pero ay de ti si te metes con el Rais Hosni Mubarak en terminos despectivos...

Si creo que es posible negociar con los países árabes. De hecho tenemos los ejemplos del tratado de paz israelo - egipcio y del tratado de paz con Jordania hace ahora trece años. Con los palestinos el acuerdo estuvo muy próximo en Camp David en el verano del 2000 y en Taba en Enero de 2001 pero al final no fue posible. Esperemos que en un futuro haya más oportunidades de negociar y de encontrar una salida dialogada al conflicto.

el bactrio dijo...

si pero no dejan de ser arabes.suficiente es (y que se conforme israel)que no son hostiles hacia ellos.podrian tambien ser como hezbollah y no lo son...

pero eso de acusar a los arabes de "antisemitas" si que me parece gracioso.que pasa?que los arabes se odian a si mismos tambien o que?los judios son los unicos semitas o que?
habeis abusado ya tanto de ese termino que ya ni impacta...

gabriel dijo...

bactrio:

Debieras buscar el término antisemitismo en el diccionario.

Te dejo aquí un breve resumen:
Antisemita-Wikipedia

Antisemitismo y Judeofobia

En el link "Antisemitismo y Judeofobia", el sociologo argentino-israelí Gustavo Perednik dice lo siguiente:
"Hasta 1879, el odio hacia los judíos no tenía siquiera un nombre especial. Ese ano Wilhelm Marr acunó el término "antisemitismo" a fin de distanciar el fenómeno de toda connotación religiosa. El panfleto de Marr, "La victoria del judaísmo sobre el germanismo considerada desde un punto de vista no-religioso" exhortaba a que se hostilizara a los judíos independientemente de sus inclinaciones religiosas. Pero el vocablo que Marr eligió tiene varios defectos.

En principio, "semitas" no hay. Puede hablarse de lenguas semíticas, o de grupos semitas de la remota antigüedad, pero suponer que, por ejemplo, un judío de Holanda, uno de Etiopía pertenecen a la misma "raza semita" junto con un árabe de Marruecos, es a todas luces absurdo.

En segundo lugar, y más importante aún, personas contra los semitas, no sólo que no hay, sino que nunca hubo. Jamás se crearon partidos, publicaciones, o ideas que combatieran a los "semitas". Es más, la voz se presta a juegos de palabras. En marzo de este ano, el canciller egipcio Amer Musa respondió a una acusación preguntando: "?Como vamos a ser antisemitas, si nosotros somos semitas?"

Lo lamentable es que el término acunado por un judeófobo como Marr se difundió por doquier, aun cuando tres anos después, un prestigioso pensador judío, León Pinsker, sugirió la más apropiada palabra, "judeofobia", para caracterizar el encono hacia los judíos.

"Judeofobia" es más precisa porque en el prefijo senala el verdadero destinatario de esta aversión, el judío, y en el sufijo alude a su carácter irracional. Es cierto que en psicología "fobia" también responde a su origen griego, "miedo". Y se habla de ailurofobia (miedo a los gatos), nictofobia (a la noche) o claustrofobia (a los lugares cerrados). Pero en ciencias sociales tiene un significado más cercano al odio (no al temor) como en "xenofobia" (odio a los extranjeros).

La judeofobia no es una forma de la xenofobia, puesto que los judíos no son extranjeros de los países en los que viven. Y si, como dijimos, tampoco son una raza, la judeofobia no es una especie del racismo. Es un fenómeno muy singular, y como tal vamos a estudiarlo.

Hemos ofrecido cinco justificaciones del término "judeofobia" en lugar del usual "antisemitismo". Estas incluyen motivos históricos, semánticos y lógicos. Pero si aún no están convencidos de que el uso de "judeofobia" sea el deseable, permítanme agregar un argumento más.

El prefijo "anti" combinado con el sufijo "ismo" sugiere una opinión que viene a oponerse a otra opinión, como en antimercantilismo, antidarwinismo o antiliberalismo. Pero la judeofobia no es una idea. Jean-Paul Sartre, en su famoso libro sobre el tema, sugiere que no le permitamos al judeófobo disfrazar su odio de "opinión". En la medida en que usemos "antisemitismo", los judeófobos podrán adornar a sus rencores con una aureola de criterio razonado, lo que además nos impide entender el fenómeno de la judeofobia con claridad.



Bactrio, tu comentario es de lo más tonto que hay. Para ponertelo en términos sencillos:
Está claro que en Estados Unidos y en parte de Europa existe cierto sentimiento anti-latino.
Ese sentimiento anti-latino se refiere al odio hacia los latinoamericanos (sudamericanos y centroamericanos).
A nadie se le ocurriría utilizarlo para describir el odio hacia Italianos o Franceses, que hablan lenguas romances, derivadas del latín vulgar.
Mucho menos lógico sería que un italo-americano diga: "Como voy a tener sentimientos anti-latinos, si yo mismo soy latino..."

El libertario dijo...

Ahlan Bactrio!

Bien, es cierto que podría ser peor y que el gobierno egipcio o el jordano tuviesen una postura similar al Hamas, al Hezbollah o al propio régimen de Nasser. Pero lo que quiero críticar en mi escrito es que, a pesar de haber firmado tratados de paz con Israel, en muchos medios de comunicación de esos países, no sólo en la prensa, se siga vendiendo una imagen despectiva y deshumanizada de los judíos.

Por otro lado, en mi comentario pone: "antisemitismo en la prensa de los paises árabes moderados y "amigos" de Israel". Lógicamente me estoy refiriendo a los medios de comunicación, no a la población de esos países en general. No es bueno generalizar, ni me gustan las generalizaciones.

Ma´assalama!

Alks "Gemeh Djeseret" Per-aa dijo...

Libertario, es necesario entender que a pesar del control de los países árabes en los medios de comuncación, ni Mubarak y menos los saudíes y los hashemitas tienen un control muy estable en su propio país.

Recordad que Jordania tiene por lo menos 50% de población palestina, y que Arabia Saudí tiene una profunda crisis de legitimidad de su propia dinastía, sostenida casi exclusivamente por apoyo norteamericano.

Probablemente quieren evitar el mismo error que cometió el régimen del Shah de Persia, que como todos sabemos era extremadamente opresor y muy impopular dentro de Iran, eventualmente colapsando en 1979.

Por cierto, otro error muy problemático para Israel es la idea que ser aliado de Estados Unidos es igual que Israel. Considero realmente que Israel debe independizarse de su dependencia de Estados Unidos, y que debe acercarse mucho más a Europa. Un claro ejemplo es que Arabia Saudí, un país que no reconoce la existencia de Israel y sigue su estado de guerra como Siria tiene, es aliada de Estados Unidos.

Ahora bien, mientras que me alegro que admites que los árabes son negociables, y admiro el hecho que tienes la bastante capacidad de ver más allá de las apariencias por parte de los países árabes, me temo que fallas al no ver más allá de las apariencias por parte de Israel: Israel no es mejor que Egipto. Su ejército censura toda información que "compromete la seguridad" de Israel.

Además, Israel se ha envuelto en muchas controvercias en relación a la red de ventas de armas que los propios israelíes hacen. Ántes de su asesinato, el primer ministro Rabin destapó la podredumbre del sistema de seguridad de Israel, sobre todo por el uso de Hizballah de armas israelíes que llegaron a sus manos. Tras su asesinato, sin embargo, este asunto quedó en el olvido.

Esto no deja lugar a dudas: Israel también hace un doble juego. Los beneficiarios son la élite de ese país, y los perjudicados son los propios habitantes comunes de ese país.

Por eso digo que nadie en realidad es inocente en esa región, y todos los países están implicados en sus propios juegos sucios. Mientras que de Egipto no me sorprende, por la naturaleza de su régimen, de Israel es indignante. No sólo porque Israel debería trabajar para el fin de la necesidad de tales juegos sucios, sino porque en realidad todo lo que pasa en Israel perjudica la mayoría humilde de israelíes, mientras que sólo beneficia sus élites. Dicho de otro modo: Es igual de corrupto que sus países vecinos.

El libertario dijo...

Estimado Alks:

Es una situación interesante la que se da en determinados países del mundo árabe. Por ejemplo, en Egipto, el PND de Hosni Mubarak no ganaría las elecciones ni de milagro de haber elecciones limpias. Lógicamente, esos gobiernos, como dije antes, bastante impopulares necesitan acudir a la demagogia y al populismo para intentar aumentar su apoyo social. De ahí, desde mi punto de vista, la constante manipulación de la causa palestina. Mubarak intenta presentarse ante el pueblo egipcio como el gran mediador y el gran pacificador - defensor de los intereses palestinos. Idem Arabia Saudí. No olvidemos que los petrodólares sadudíes fueron la clave para la firma del pomposo gobierno de unidad palestino en Febrero - Marzo.

En ese contexto, el del populismo fácil y la demagogia, hay que ver la publicación de caricaturas altamente ofensivas y judeófobas en los medios de comunicación. Esa política, además de disgustarme profundamente y de ahí mi critica, es terriblemente nociva porque el antisemitismo perdura de generación en generación pero no los gobiernos. Imaginemos que Mubarak cae por un golpe de estado o que es barrido en un futuro por los hermanos musulmanes... él y su gobierno habrán caído, pero no el antisemitismo, que puede cobrar más fuerza si cabe, y Mubarak, en vez de transmitir un mensaje de tolerancia habrá transmitido o habrá permitido que se transmita a los jóvenes egipcios un mensaje de antisemitismo que en el futuro puede ser canalizado por fanáticos como los hermanos musulmanes.

BuenaPrensa dijo...

Fabián y Gemeh Djesseret:

En primer lugar Fabián, te informo que he copiado este post "Dilemas" en mi blog, por considerarlo muy explicativo de la sensación que se vive en Israel respecto al conflicto Arabe-Israelí.

En segundo lugar, Gemeh Djesseret, he visto que te interesa este tema, y que quieres debatir un poco al respecto.
Pues entonces te sugiero que, en lugar de desperdigar comentarios por todos los blogs (el mío, el tuyo, el de fabián, el de libertario, etc.), lo hagas en un solo blog. La comunidad bloggera que lee estás discusiones (por experiencia personal) es super reducida, y generalmente todos pasamos de blog en blog de vez en cuando.
Te propongo, entonces, si quieres, que nos sentemos a discutir aquí en el blog de Fabián (también es israelí como vos, seguramente tengan mucho de que hablar...)
Pero honestamente, esto de ver respuestas en el blog de El Libertario, respuestas al post de Fabián en tu blog, comentarios a post míos en mi blog y en el tuyo, etc., me está trastornando un poco los ánimos.

Como no se puede mantener conversaciones (coherentes) por 4 canales simultaneos, y para economizar esfuerzos, repito mi propuesta:

Que los debates se hagan en el blog de Fabián. ¿De acuerdo todo el mundo?

Saludos!
Buena Prensa, Buen Mundo (y buen debate!)
pd: copiaré este mensaje en los blogs de El Libertario, Fabián, Herut y Klovs.

BuenaPrensa dijo...

El blog de Fabián es:

www.fabitas.blogspot.com

Alks "Gemeh Djeseret" Per-aa dijo...

Buena Prensa, esta discusión es distinta que la que he hecho con Fabián. Lo considero por eso lógico que la discusión se haga en el blog del Libertario, por un tema que el Libertario ha presentado en su propio espacio.

Dicho esto, Libertario, nadie niega la demagogia existente sobre la población árabe en los distintos países. Pero debes entender que esos métodos no son exclusivos para ellos, y explico que Israel también manipula la información de forma bastante descarada para promover las propias agendas políticas de la oligarquía dominante de ese país.

Por eso es necesario entender que mientras se critican los países árabes, considero importante también compararlo con Israel y, por tanto, criticarlo de igual forma.

El libertario dijo...

Estimado Alks:

Bien, estoy de acuerdo con lo que expones. Si el gobierno israelí de turno, independientemente del
partido que ostente el poder,hace juego sucio, eso debe ser criticado en beneficio del propio fortalecimiento del régimen democrático en el estado de Israel y también en beneficio de la busqueda de una salida dialogada al conflicto.

Ahora bien,en muchas ocasiones esa crítica no me parece constructiva.
Por ejemplo, constantemente, una vez cada diez o quince días, me tomo la molestia de leer los articulos de Uri Avneri en la web de su colectivo, "Gush - Shalom" (el bloque de la paz), y sinceramente sus escritos me parecen totalmente tendenciosos porque son extremadamente críticos con la "versión oficial" israelí pero adolecen de ese espíritu crítico con las versiones oficiales ofrecidas por los medios palestinos.
Otro análisis erróneo, pero que yo respeto, me parece el del profesor de la Universidad de Haifa, Ilan Pappe, que se muestra defensor de la desaparición de Israel como estado judío para convertirse en un "estado para todos sus ciudadanos", lo que equivale a decir un estado palestino.
Eso por no mencionar los infumables articulos de Gilad Atzmon, que puedes leerlos en su propia web o traducidos al español en webs de extrema izquierda como por ejemplo "Rebelión".

Alks "Gemeh Djeseret" Per-aa dijo...

Ilan Pappe tendría razón por lo que dijo el ilustre profesor Leibovich sobre el sionismo:

Un pueblo que oprime a otros no merece un país.

De tal forma, si Israel sólo puede existir como Estado Judío oprimiendo, expulsando y de alguna otra forma atacando las minorías existentes en la propia Israel, entonces Israel no debería existir como Estado judío. Eso, querido libertario, lo tengo muy claro.

Eso por eso que denuncio la consideración de la "moderada izquierda" israelí de "crear un Estado palestino para poder echar los árabes de Israel" (tal como lo dijo Yossi Sarid, de Meretz, en su discurso como jéfe de la oposición en la Knesset, al tomar cargo de jéfe de gobierno Ariel Sharon en el 2001).

Israel debe ser un estado de todos sus habitantes. De otra forma sería sólo un appartheit, nada más.