martes, 6 de febrero de 2007

La izquierda progresista y los integrismos religiosos.

En el día de hoy quiero plantear un tema sobre el que llevo reflexionando varios meses y creo que es de gran interés debatirlo en profundidad. Me refiero a la relación existente entre las corrientes progresistas con los integrismos religiosos.

Como todos sabéis, la izquierda progresista generalmente siempre ha sido laica y ha mostrado una oposición más o menos abierta al integrismo cristiano, independientemente de su origen, Católico, evangélico o Luterano. Ahora bien, desde hace ya varios años, buena parte de nuestra progresía le está haciendo el juego al islamismo político y a grupos de ultraortodoxos judíos fanáticos, como por ejemplo los rabinos de Neturei Karta.

Es cierto que hay varios puntos en común que pueden unir el discurso de parte de la izquierda progresista con el discurso islamista. En este sentido habría que destacar:
  1. La crítica al sistema neoliberal y a la globalización.
  2. La oposición a la política neo colonial liderada por EEUU y sus aliados.
  3. Una postura abiertamente pro-árabe, citando las palabras de una amiga mía, en el conflicto israelo - palestino.

Esta desafortunada alianza, basada en el lema: "el enemigo de mi enemigo es mi amigo", se puede observar fácilmente si nos fijamos como la izquierda europea ha adoptado elementos del discurso islamista, como por ejemplo:

  1. La banalización del Holocausto como arma política para deslegitimar la existencia del estado de Israel, acompañada de la hiriente comparación de los israelíes con los nazis.
  2. La invención del concepto "genocidio palestino" como elemento definidor de la política de los gobiernos de Tel Aviv en el mencionado conflicto.
  3. El mito de que el estado israelí es una creación del imperialismo europeo y estadounidense para desestabilizar al mundo árabe - islámico y apoderarse de los ricos recursos naturales de esa región.

En fin, existen muchos ejemplos de como los pensadores de izquierda han sido influenciados por el discurso islamista. Citaré un ejemplo para dar una mayor lucidez a mis palabras: si entráis a menudo en páginas islamistas - Webislam o Islamenlinea - observaréis los mismos artículos u otros muy similares en contenido a los que se cuelgan en Red Voltaire o Rebelión.
Esta alianza me parece un error gravísimo. Hemos de aprender de la historia, y tener en cuenta que los socialistas y comunistas iraníes ya cayeron en esa trampa y lo acabaron pagando muy caro. A finales de los años setenta, al iniciarse las protestas contra el régimen del Sha, la izquierda persa no dudó en aliarse con los islamistas, y conjuntamente acudieron a huelgas y a manifestaciones. Finalmente, cuando el movimiento revolucionario liderado por el Ayatollah Jomeini, se asentó en el poder, no dudo en perseguir con saña a sus antiguos aliados.

Creo que
siguiendo como borregos el discurso islamista estamos perdiendo una ocasión única de respaldar el resurgimiento en Oriente Medio y Asia central de una izquierda nueva, laica y progresista, alejada del clásico socialismo árabe, como posible alternativa al Islamismo político y al neoliberalismo colonialista.
Además, esto nos lleva a un segundo error. Estamos permitiendo que las corrientes islamistas, más - menos retrógradas o fanáticas, sean la única alternativa visible al proyecto neo colonial y neoliberal de EEUU y sus aliados. Es decir que no sólo no estamos respaldando a nuestros colegas de izquierda, sino que encima estamos apoyando la consolidación del proyecto islamista como única alternativa posible.

2 comentarios:

BuenaPrensa dijo...

Pues muy buen artículo.
Concuerdo totalmente con lo que aquí dices y espero que cambie esta postura totalmente infantil e irracional de la izquierda. Que se den cuenta que las revoluciones deben valorarse no solo por los medios, sino fundamentalmente por los fines. Que no es lo mismo una revolución progresista que una revolución islámica. La islámica no merece el término "revolución", sino "involución". En vez de superar los problemas, vuelven en reloj hacia atrás, hacia el medioevo.

Saludos!
Buena Prensa, Buen Mundo!
http://buenaprensa.blogspot.com

El libertario dijo...

Hola Buenaprensa!!

Muchas gracias por tu comentario. Estoy totalmente de acuerdo con lo que expones, especialmente con lo de denominar involución a la revolución islamista.

Mira que perla he encontrado en un artículo pro islamista de rebelión te la cito porque está relacionada con lo que estamos comentando:

"Hizbolá fue, con mucho, la principal fuerza que combatió la presencia israelí en el sur del Líbano y su organización armada fue determinante para forzar la retirada sionista de casi todo el país en mayo de 2000. Hizbolá se ha ocupado con programas asistenciales y ha organizado a las masas shiíes pobres y marginadas del sur libanés, su orientación nacionalista y no sectaria ensanchó su base social y su popularidad de tal manera que es percibido como una opción diferente por amplias masas populares convirtiéndose en un actor político fundamental. Es evidente que su dimensión islamista ha quedado, por el momento al menos, en un segundo plano en beneficio de un perfil nacionalista árabe libanés."

Fíjate apoyando descaradamente a Hezbollah que son superretrógrados, fanáticos y antisemitas. Presentandolos en plan partisano de izquierda y quitando hierro a su principal característica: su ideología islamista. En fin, para llorar.

Saludos!
El Libertario.