domingo, 11 de noviembre de 2007

Una terrible efeméride: La noche de los cristales rotos (Kristallnacht)

Estimados lectores:

El pasado viernes se cumplieron 69 años del violento progrom antijudio conocido como Kristallnacht o noche de los cristales rotos. Os dejo con un interesante artículo que habla de aquellos terribles acontecimientos.

Kristallnacht.
Fuente: Enciclopedia del Holocausto.

Negocio saqueado en Berlín tras la Kristallnacht.


Kristallnacht -- literalmente, la noche de cristal -- es conocido usualmente como “la noche de los vidrios rotos”. Es el nombre dado al violento pogrom anti-judío del 9 y 10 de noviembre de 1938. Provocado primariamente por los oficiales del partido nazi y las SA (guardias de asalto nazis), el pogrom ocurrió por toda Alemania (incluyendo la Austria anexada y la región del Sudetenland de Checoslovaquia). El nombre Kirstallnacht tiene su orígin en los números incalculables de ventanas rotas en las sinagogas, negocios judíos, centros comunitarios, y casas saqueadas y destrozadas durante el pogrom. El término se convirtió en un eufemismo para este brutal pogrom y no transmite adecuadamente el sufrimiento que causó.

Los alemanes explicaron Kristallnacht oficialmente como un arranque espontáneo de violencia publica en respuesta al asesinato de Ernst vom Rath, un oficial de bajo rango en la embajada alemana en Paris. Herschel Grynszpan, un judío polaco de 17 años, había asesinado a vom Rath el 7 de noviembre de 1938. Unos días antes, Grynszpan había recibido una postal de su hermana contándole que ella y sus padres, juntos con decenas de miles de otros judíos de ciudadanía polaca que vivían en Alemania (los padres de Grynszpan habían vivido en Alemania desde 1911), habían sido expulsados de Alemania sin previo aviso. Inicialmente se les había negado la entrada a su patria, Polonia, pero después fueron llevados físicamente a través la frontera. Los padres de Grynszpan y otros judíos expulsados con ellos terminaron encallados en un campo de refugiados cerca del pueblo de Zbaszyn en la región de la frontera entre Polonia y Alemania.

Vom Rath murió el 9 de noviembre de 1938, dos días después de que Grynszpan le disparara. Los nazis culparon al “Judaismo Mundial” por el asesinato y, ostensiblemente como represalia, desencadenaron un pogrom masivo contra los judíos dentro del Tercer Reich.
Cientos de sinagogas por toda Alemania, incluyendo Austria, fueron destrozadas y saqueadas. Muchas fueron incendiadas y los bomberos recibieron ordenes de dejarlas quemar, pero previniendo que las llamas se expandieran a estructuras cercanas. Las vidrieras de alrededor de 7.500 negocios judíos fueron rotas y la mercadería llevada como botín. Los cementerios judíos fueron desecrados. Multitudes de hombres de las SA que recorrían por las calles atacando judíos mataron a alrededor de 100 personas. Desesperados con la destrucción de sus casas, muchos judíos, incluyendo familias enteras, se suicidaron.
El progrom fue especialmente destructivo en Berlín y Viena, donde vivían las dos comunidades judías más grandes del Reich Alemán. La mayoría de las sinagogas de Berlín fueron quemadas y los negocios y las casas judías fueron saqueadas y destrozadas. Docenas de judíos murieron. En Viena, la mayoría de las sinagogas y casas de oración fueron destrozadas, quemadas en plena vista de los bomberos y del público.
En la foto puede observarse la Sinagoga de Oberramstadt (sureste de Alemania) en llamas.

Aunque en su mayoría no estuvieron directamente involucradas en el pogrom, las fuerzas de las SS y la Gestapo (policía secreta del Estado) lo usaron como pretexto para arrestar a cerca de 30.000 hombres judíos. La mayoría de ellos fueron enviados a los campos de concentración de Dachau, Buchenwald y Sachshausen. Allí fueron sometidos a un brutal tratamiento, y fueron liberados en el curso de los siguientes tres meses, bajo condición de que comenzaran el proceso para emigrar fuera de Alemania. Se estima que alrededor de 2.000-2.500 muertes (incluyendo las ocurridas en los campos de concentración) fueron resultado, directa o indirectamente, del pogrom de la Kristallnacht.
Los Nazis inmediatamente alegaron que los mismos judíos tenían la culpa por el pogrom e impusieron a la comunidad judía alemana una multa de mil millones de reichsmarks (alrededor de cuatrocientos millones de dólares estadounidenses a la tasa de cambio de 1938). El Reich confiscó todos los pagos que las compañías aseguradoras debían hacer a los propietarios judíos cuyos negocios y casas habían sido saqueados o destruidos, y los hizo personalmente responsables de sufragar el costo de todas las reparaciones necesarias.

El pogrom de noviembre anticipó una nueva ola de legislación anti-judía. En las semanas que le siguieron, el gobierno alemán promulgo docenas de leyes y decretos con el fin de privar a los judíos de sus propiedades y de los medios para ganarse la vida. Además, esta legislación sirvió para excluir a los judíos de toda participación en la vida social publica. Leyes fueron promulgadas para forzar la “Arianización” (la transferencia a propietarios no judíos) de todas las empresas de propiedad judía, usualmente por una fracción de su valor real. Las escuelas judías fueron cerradas, y los niños judíos que asistían a las escuelas alemanas fueron expulsados. Se les prohibió a los judíos ejercer la mayoría de las profesiones, se les exigió que vendieran sus cosas de valor a oficinas estatales encargadas de comprarlas, y se les sometió a reglas impositivas especiales. Se prohibió también que los judíos fueran propietarios de automóviles, sus licencias de conducir les fueron retiradas y su acceso a los medios de transporte público fue grandemente limitado. Se prohibió también que los judíos concurrieran a lugares de esparcimiento públicos, o asistieran a funciones de teatro, cine o conciertos.

Los Nazis utilizaron un acto aislado de violencia por parte de un joven judío como excusa para adquirir todos los activos de la población judía y utilizarlos para la guerra que se avecinaba, excluir a los judíos de todos los aspectos de la vida publica, y forzar a los judíos a emigrar de Alemania.

3 comentarios:

Hannah dijo...

¿Por qué será que cuando hay un brutal ataque antisemita o racista, o xenofóbico, que de algún modo indica claramente que la violencia y el odio ha explotado e irá a más, los gobiernos en cuestión se empeñan en minimizarlos y en hacernos creer que son cosas aisladas?
Francamente, lo que está pasando en España de unos años atrás a esta parte en cuanto a la exacervación de los odios raciales y xenofóbicos a cuenta de grupos neofranquistas y neonazis, y que no ya lo minimicen, sino que llamen a los grupos antifascistas "de extrema izquierda", me alarma e inquieta sobremanera.
Un abrazo
Hannah

El libertario dijo...

Estimada Hannah:

Si he de serte sincero pues soy pesimista. La extrema derecha está explotaando el miedo de la gente con la emigración o con la supuesta ruptura de España y cada vez sus actos violentos, sus manifestaciones o sus proclamas son más descaradas y más agresivas. A corto plazo no, pero a medio - largo plazo temo que un partido de extrema derecha logre un buen número de votos como ya ha ocurrido en varias ocasiones en otros paises europeos como Austria, Holanda o Francia.

Un abrazo!

Hannah dijo...

Eso mismo me parece a mí, el libertario, y por eso estoy inquieta y alarmada. En broma, le suelo decir a mis amigos>: "¡Si un partido nazy o franquista entra en el parlamento español -o si gana el PP con mayoría- emigro!" Pero la verdad es que luego me pregunto: ¿Y a dónde? No obstante no abandono la esperanza de que esta humanidad nuestra deje de repetir la historia una y otra vez, y se encamine alguna vez hacia la tolerancia, la igualdad, la libertad y la paz. Yo tal vez no lo veré, pero albergo esa esperanza y con esa confianza lucho. A veces pienso que esa repetición circular y casi concéntrica, se hace en realidad en espiral, y que de algún modo cada vez estamos más cerca de lograrlo... Algo así como lo que decía aquel sabio rabino de Europa Central que cuando le preguntaban si estaba cerca el momento de ir a Jerushalaim siempre decía: "Vaya dónde vaya, siempre voy hacia Israel"... Pero luego vienen los bofetones de la realidad y le despiertan a uno de un modo muy cruel del sueño...
Un abrazo, el Libertario.